La razón por la que preferimos tomar té y café. Foto: Unsplash
Relájate

La razón por la que preferimos tomar café y no té


Expertos han encontrado porqué´preferimos esta bebida y está relacionado con nuestra sensibilidad 

Por: Karen Magallanes/ Xinhua

¡Ni te lo imaginas! Si alguna vez te has preguntado porqué tu compañero de oficina toma y toma café, aquí podría tener la respuesta. Resulta que según investigadores del Instituto de Investigación Médica QIMR Berghofer de Australia, descubrieron en un estudio porque algunos bebemos más café que otros. 

La realidad es que entre más sensibles somos algunas personas al sabor amargo de la cafeína más solemos beber café. Todo tiene una respuesta para esos que se consideran 'adictos' a esta bebida. 

La razón por la que preferimos tomar café y no té. Foto: Unsplash 

Lee también: ¿Cada cuánto hay que lavar la taza de café en la oficina?

En la población de estudio, las personas que fueron más sensibles a la cafeína bebieron mucho café y tomaron poco té. La sensibilidad es causada por una variante genética.

El estudio, publicado en Scientific Reports, también encontró que personas sensibles al sabor amargo de la quinina y del propiltiouracilo (PROP), un sabor sintético relacionado con los compuestos de vegetales crucíferos, evitan el café.

La razón por la que preferimos tomar café y no té. Foto: Unsplash 

Lee también: 5 Increíbles beneficios del café ¡Los tienes que conocer!

La percepción de los sabores amargos marcan nuestra preferencia por el café y otras bebidas 

En relación con el alcohol, una mayor sensibilidad al sabor amargo del PROP resultó en un menor consumo de alcohol, principalmente de vino rojo.

Las conclusiones indican que nuestra percepción de los sabores amargos, determinada por nuestra genética, contribuye a la preferencia de café, té y alcohol, dijo Marilyn Cornelis, profesora asistente de medicina preventiva de la Escuela Feinberg de Medicina de la Universidad Northwestern.

Para el estudio, los investigadores aplicaron la aleatorización mendeliana, una técnica normalmente utilizada en epidemiología de enfermedades, para analizar la relación causal entre el sabor amargo y el consumo de bebidas en más de 400.000 hombres y mujeres en Reino Unido.

La razón por la que preferimos tomar café y no té. Foto: Unsplash 

Las variantes genéticas vinculadas con la percepción de cafeína, quinina y PROP habían sido identificadas mediante análisis genético de clasificaciones de sabores recabadas de gemelos australianos.
Estas variantes genéticas fueron probadas después por asociaciones que enviaron sus propios informes de consumo de café, té y alcohol en el estudio actual.

"El gusto ha sido estudiado durante mucho tiempo, pero no conocemos toda su mecánica", dijo Cornelis. "El gusto es uno de los sentidos. Deseamos entenderlo desde un punto de vista biológico". 

Temas:

  • Descubrimientos de nuestra salud

Lee También

Suma tu comentario