3 Ejercicios para relajar la mandíbula y olvidarte del estrés.Foto:Pixabay(Imagen temática)
Relájate

3 Ejercicios para relajar la mandíbula y olvidarte del estrés

Aunque no lo parezca, la quijada es una de las zonas donde suele manifestarse la tensión debido al estrés 

Por: Karina Esparragoza

Es ya casi fin de año, imagínate todo el estires que debes de traer acumulado. Y por extraño que parezca una de las zonas frecuentes donde suele manifestarse dicho estrés con dolor, es la parte de la mandíbula. 

Así que para que ya no cifras, te aconsejo seguir una serie de ejercicios y técnicas de relajación tal cómo es la yoga. 

Leer también: Trasplantarán piel de cerdo a humanos

Masaje en el cuero cabelludo

Aunque no parezca, aflojar la tensión en el cuero cabelludo es clave para lograr lo mismo con la mandíbula.

  • 1 Apoya los dedos bien separados sobre tu cabeza.
  • 2 Trata de que el cuero cabelludo se deslice sobre el cráneo.
  • 3 Comienza lento y luego hazlo con más vigor, pero aún gentilmente. Deja que el movimiento sea tan enérgico como debe ser, pero no más.

Movimientos del cuello

Los expertos inican que aunque pueda sonar ilógico, ella no recomienda estirar los músculos del cuello para liberar tensiones, ya que esto puede provocar problemas de postura, por la delicadeza del soporte del cuello. 

  • 1 Cierra los ojos y comprueba tu postura. Debes estar cómoda.
  • 2 Dibuja, muy lentamente, un círculo pequeño con tu nariz, como si tuvieras un lápiz que traza ese círculo frente a ti.
  • 3 Hazlo en el sentido de las agujas del reloj algunas veces, y luego da la misma cantidad de vueltas hacia el otro lado.

Posturas de yoga: el camello

Esta postura puede hacer maravillas por tu mandíbula, ya que, al dejar caer la cabeza hacia atrás, la boca se aflojará de manera natural.

  • 1 Colócate de rodillas, separadas el ancho de tu cadera, y con los dedos gordos de los pies juntos. Tus piernas deben formar un triángulo.
  • 2 Por fuera de cada pie, coloca un ladrillo de forma vertical. Para mayor soporte, coloca dos, apilados de forma horizontal, de cada lado.
  • 3 Inhala; exhalando, lleva tu cuerpo hacia atrás hasta apoyar la mano derecha en el ladrillo derecho. Repite del otro lado, al ritmo de tu respiración.

Leer también: Lo que no debes hacer jamás con tu zona íntima

  • 4 Lleva la cadera hacia adelante, arqueando tu cuerpo. Los brazos deben quedar rectos, por lo que si te sobra altura deberás modificar la posición de los ladrillos.
  • 5 Descansa la cabeza hacia atrás entre los hombros.

Así que ya no lo pienses más, aplica estas recomendaciones y verás cómo rápidamente veras los cambios. 
 

Temas:

  • Salud

Lee También

Suma tu comentario