Así de sorprendente fue el final de la telenovela Mañana es para siempre
Novelas

Así de sorprendente fue el final de la telenovela Mañana es para siempre

La telenovela Mañana es para siempre ha llegado a su final en su última retransmisión; y así de sorprendente fue el desenlace de la historia

Por: Diana Palacios

Así de sorprendente fue el final de la telenovela Mañana es para siempre. Foto: Instagram Nicandro Díaz

Así de sorprendente fue el final de la telenovela Mañana es para siempre. Foto: Instagram Nicandro Díaz

La telenovela "Mañana es para siempre", producida por Nicandro Díaz para Televisa en 2008, ha llegado a su final en su última retransmisión; y así de sorprendente fue el desenlace de la historia protagonizada por Silvia Navarro, Fernando Colunga, Lucero y el finado actor Rogelio Guerra.

Los tres últimos actores, impactaron de principio a fin con sus personajes dobles, quienes hicieron todo para poder descubrir la verdad que ensombreció la vida de un hombre que desde niño fue maltratado y relegado por la familia Elizalde Rivera, se trata de Artemi Bravo, uno de los villanos más fuertes de la historia.

Mismo que utilizó a Rebeca Sánchez o Bárbara Greco (Lucero), para vengarse de su hermano Gonzalo Elizalde (Guerra), padre de Fernanda (Silvia Navarro) para cumplir su deseo más grande de ver sufrir a quien lo despreció de chico.

Lee también: Fernanda Navarro satisfecha y feliz con La suerte de Loli

Las maldades de Artemio y Bárbara se fueron descubriendo una a una, por lo que luego de liberar a Aurora (Ariadne Díaz) -hija de Rebeca Sánchez-, de manos de un rufián con quien la tenían encargada, ésta descubre que Bárbara Greco y Artemio Bravo son sus padres pero los enfrenta y les dice que no puede aceptar su paternidad; pues se niega a ser hija de un par de delincuentes.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

Por otro lado, es la misma Bárbara Greco que le cuenta el motivo por el que incendió la casa donde vivía con sus padres cuando ella era una menor de edad, pues era abusada sexualmente por su padre y su mamá le pedía que no la lastimara para que no le quedaran marcas y así poderla vender con un tratante de blancas cuando fuera más grande; de ahí el odio y resentimiento con el que creció Rebeca Sánchez.

Estando en la cárcel por todos los crímenes que cometió, Damián Gallardo (Sergio Sendel), pagó con la muerte luego de ser baleado por órdenes del propio Artemio Bravo. Sin embargo, no quedaría invicto, pues tras dejar ir a Aurora de su despacho y haber hecho quedar más que mal a Rebeca frente a su propia hija, fue ésta la que acabó con su vida disparándole en la frente y matándolo de un solo tiro.

Lee también: Las razones para ver el gran final de Mañana es para siempre

Por su parte, Aurora logra ser feliz con Santiago Elizalde (Carlos de la Mota) uno de los hijos de dicha familia y no solo eso, sino que además da a luz a su bebé y entiende que la felicidad es para ella, tal y como ocurrió con Liliana (a quien Bárbara Greco tuvo internada en una clínica psiquíatrica con el pretexto de que ella fue quien acusó a Bárbara de haber matado a su mamá), además de mantenerla por todos esos años, bajo el insumo de sustancias que la mantenían dopada y fuera de la realidad.

Liliana (Dominika Paleta) encontró el amor con un buen homhre que en un principio buscaba el amor de Fernanda pero ella fue sincera y le dijo que siempre amaría a Eduardo Juárez, quien también fue baleado por órdenes de Artemio Bravo y tras parecer que moriría pidió como última voluntad que no se enterara Fernanda Elizalde (Navarro), su gran amor. Por eso sus amigos Steve Norton (Mario Iván Martínez) y Jacinto Cordero (Alejandro Ruiz) se lo llevaron a Estados Unidos para que se puediera salvar.

Entre tanto, 'La Hiena' (Lucero) es detenida por la policía tras asesinar a Bravo y luego de todos sus delitos cometidos que fueron bastantes, y dictarle una sentencia de más de 230 años en prisión, ésta se baña en alcohol y se prende la ropa, quedando quemada en su totalidad y no conforme teniendo que pagar una larga condena. Su único consuelo, sería que su hija a quien tanto decía amar, le prometió que le enviaría cartas periódicamente para que viera cercer a su nieto.

Artemio Bravo, también gozó el momento en el que le contó la verdad de su decontento a su hermano Gonzalo Elizalde, quien casi muere de un infarto por las donfesiones tan fuertes que le hizo. Sin embargo, luego de su muerte, sus restos son alojados en una cripta familiar de la familia.

Finalmente y después de algunos meses, Eduardo Juárez regresa a la vida de Fernanda Elizalde a regresarle el dije que éste le regaló cuando eran niños y que ella se lo había enviado ocn su amigo Steve. Cuando Fernanda lo ve, se funden en un abrazo y un beso y acto seguido, llegan al altar.

Síguenos en

Temas:

Lee También

Suma tu comentario