14 Años viviendo entre sombras y muertos. Foto: Chispa
Místico

Don José: 14 Años de una vida entre tumbas y muertos


El cementerio municipal, se convirtió para Don José en su hogar, para él, la muerte es su compañera diaria e inevitable

Por: Karen Magallanes

México.- Acompañado de una decena de perros, gallinas y gatos, Don José, un hombre de avanzada edad, lleva 14 años viviendo entre sombras y muertos, acompañado de la muerte, del misterio. Una pequeña tumba del Panteón San Juan, ubicado en Culiacán, Sinaloa, se convirtió en el hogar del hombre que, pasa las 24 horas del día, por unas cuantas monedas cuidando difuntos. 

Ahí anda la muerte en el aire, menciona Don José. 

Desplazado de la soledad de su pueblo, José llegó a Sinaloa en busca de una mejor vida, cuenta que antes, vivía en cuevas, en la sierra, siempre solo. Al llegar a esta ciudad, no tenía nada, por lo que, queriendo encontrar cobijo, fue al panteón donde las autoridades le permitieron quedarse por las noches para para descansar. Desde entonces, esa es su casaDon 

Don José, el panteonero que lleva 14 años viviendo entre tumbas, en el mundo de los muertos. Foto: Leonel Mendoza

Lee también: VIDEO: Tribu toraja pasea a sus muertos vivientes en extraño ritual

En entrevista para Chispa, cuenta que, nunca tuvo miedo, si embargo, le asombraban todas las cosas paranormales que le tocó ver. En un principio, dormía sobre cualquier tumba, pero luego, las inclemencias del tiempo, lo llevaron a dormir en una tumba con una edificación que simula una pequeña casa, sin imaginar que se convertiría en un gran calvario. 

Don José, el panteonero que lleva 14 años viviendo entre tumbas, en el mundo de los muertos. Foto: Leonel Mendoza

Señala que la voz de un espíritu, le ordenó que se fuera del sitio, pero él, prefirió ignorarlo para evitar entrar en pánico. Esa misma noche, justo un día antes del Día de Muertos, el alma en pena le dió una instrucción: 

No dejes entrar a mi familia, si no me traen un regalo. 

Don José, el panteonero que lleva 14 años viviendo entre tumbas, en el mundo de los muertos. Foto: Leonel Mendoza

Lee también: Extraña fascinación: Por qué nos encantan las calaveras

Al día siguiente, 2 de noviembre, el hijo del hombre muerto, llegó a visitar la tumba, por lo que Don José le dijo que si no llevaba flores se regresara, porque su padre le había dado la orden de no dejarlo entrar. El joven fue, compró flores, limpió la tumba y desde entonces, el espíritu no volvió a aparecerse. 

Viviendo en el cementerio ha podido entrar al mundo de los muertos 

Eso no es lo único que en más de una década, este hombre ha vivido. Dice, hay quienes acuden por las noches al panteón, a realizar trabajos de brujería y magia negra; le ha tocado encontrar desde amarres, hasta animales muertos y rellenos de cosas que le sugieren, no se tratan de nada bueno. También aparecen los bándalos, pero asegura, son echados del lugar por las mismas almas que recorren los pasillos del cementerio. 

Don José, el panteonero que lleva 14 años viviendo entre tumbas, en el mundo de los muertos. Foto: Leonel Mendoza

Sus perros, sus otros fieles compañeros, le avisan cuando la muerte está cerca. Dice que ladran hacia el cielo, con la mirada perdida en la nada, y cuando menos piensa, se escuchan las sirenas de las ambulancias, ese es el aviso que la guadaña ha hecho de las suyas y un alma más, está por habitar el camposanto del que jamás podrá regresar. 

 

Entre todas las historias que Don José tiene que contar, hay algunas que erizan la piel. Relata que hay una mujer que por las noches baila sobre una tumba, no sabe por qué y no quiere saberlo, le  basta con que no se meta con él ni intente hacerle daño. 

En una de las tumbas que habitó en esta travesía que para algunos es aterradora, se escuchaba que rezaban, cada vez más y más fuerte, no le dio miedo, cuenta, pero prefirió salirse de ahí para no faltarle al respeto a los difuntos. 

Don José, el panteonero que lleva 14 años viviendo entre tumbas, en el mundo de los muertos. Foto: Leonel Mendoza

Así transcurren los días de Don José, entre muertos, recuerdos, almas, no está solo, los difuntos y los animales que se dedica a rescatar, lo acompañan. Se mantiene de las donaciones que la Sociedad Protectora de Animales le hace para sus mascotas, su vida depende de la ayuda que quienes acuden al panteón, le dan por mantener en buen estado las tumbas. 

Alguna vez lo llevaron a un albergue, duró ahí por lo menos cuarenta días, pero sintió la necesidad de volver al cementerio: 

Yo tenía que venirme a cuidar a mis muertitos, expresa con una mirada profunda. 

Don José, el panteonero que lleva 14 años viviendo entre tumbas, en el mundo de los muertos. Foto: Leonel Mendoza

Volvió sano, para llevar la vida que le gusta, lo que quiere ser y hacer, un panteonero. Tener la vida más extraña de todas, una vida de muertos. 

Temas:

  • México
  • Historias de terror
  • Día de Muertos

Lee También

Suma tu comentario