Marte: una de sus lunas señala que pudo haber tenido un anillo
Místico

Marte: una de sus lunas señala que pudo haber tenido un anillo

Phobos y Deimos, las dos pequeñas lunas de Marte, podrían esconder secretos importantes sobre el pasado del planeta; incluso, que volvería a tener un anillo

Por: Diana Palacios

Una de las lunas de Marte señala que el planeta pudo haber tenido un anillo a su alrededor, -por su inusual órbita inclinada-, hace 9 millones de años; mismo que, se presume, pudo haber destruido a sus dos lunas; esto, de acuerdo a científicos del Instituto SETI y de la Universidad de Purdue, en un nuevo estudio.

Phobos y Deimos, son las dos pequeñas lunas del Planeta Rojo y aunque deformadas y pese a su tamaño, sus singulares órbitas esconden grandes secretos de su pasado; mientras que otros planetas del Sistema Solar, poseen en su atmósfera, anillos gigantes y numerosas lunas grandes.

Lee también: NASA detecta eclipse solar en Marte y sus efectos

Marte: una de sus lunas señala que pudo haber tenido un anillo. Foto NASA

Descubiertas en 1877, las dos lunas de Marte, hicieron pensar a los científicos que eran asteroides capturados; no obstante, debido a que sus órbitas se encuentran ubicadas a un plano similar que el ecuador del planeta, todo parece indicar que se formaron al mismo tiempo que el planeta; aunque la órbita de Deimos, que es la luna más pequeña y lejana, tenga una inclinación de dos grados.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

"El hecho de que la órbita de Deimos no esté exactamente en el plano con el ecuador de Marte no se consideró importante, y a nadie le importó tratar de explicarlo. Pero una vez que tuvimos una gran idea nueva y la miramos con nuevos ojos, la inclinación orbital de Deimos reveló su gran secreto", señala Matija Cuk, el autor principal y científico investigador del Instituto SETI. 

En 2017, la idea -relativamente nueva- fue presentada por David Minton (coautor de Cuk), profesor de la Universidad de Purdue y su entonces estudiante (ya graduado), Andrew Hesselbrock, quienes pudieron notar que Phobos -la luna interior de Marte-, está perdiendo altura a medida que su pequeña gravedad está interactuando con el inminente globo marciano.

Hesselbrock y Minton sugirieron que durante miles de millones de años, generaciones de lunas marcianas fueron destruidas dentro de los anillos, por lo que cada vez, el anillo daría lugar a una luna nueva y más pequeña para repetir el ciclo nuevamente.

Esta teoría cíclica de la luna marciana tiene un elemento crucial que hace posible la inclinación de Deimos: una luna recién nacida se alejaría del anillo y de Marte. Que está en la dirección opuesta a la espiral interna que experimenta Phobos debido a las interacciones gravitacionales con Marte.

Por lo que se puede deducir que sólo una luna que se mueve hacia afuera podría haber afectado fuertemente a Deimos, lo que significa que Marte debe haber tenido un anillo que empuja la luna interior hacia afuera

La percepción científica sobre la sutil inclinación de la órbita de la luna marciana, trae consigo, significativas consecuencias sobre la comprensión del Planeta Rojo y sus dos lunas

El descubrimiento de la resonancia orbital del pasado, por poco confirma la teoría cíclica de la luna-anillo para Marte, lo que implica que durante gran parte de su historia, Marte poseía un anillo prominente.

Estas teorías pueden ser sometidas a algunas pruebas serias en unos pocos años, ya que la Agencia Espacial Japonesa (JAXA), planea enviar una nave espacial a Phobos en 2024, que recolectaría muestras de la superficie de la luna y las devolvería a la Tierra.

Por su parte, Cuk tiene la esperanza de que esto proporcionará respuestas firmes sobre el oscuro pasado de las lunas marcianas.

La investigación se presenta en la Reunión de la Sociedad Astronómica Americana en su edición 236, que fue celebrada de forma virtual del 1 al 3 de junio y ha sido aceptada para su publicación en Astrophysical Journal Letters.

Síguenos en

Temas:

Lee También

Suma tu comentario