El misterio de los diablos de Cucuá bajo un conjuro religioso
Místico

El misterio de los diablos de Cucuá bajo un conjuro religioso

Los diablos de Cucuá esconden un misterio tras un conjuro religioso que se convirtió en una tradición evangélica en Panamá 

Por: EFE

Panamá.- Un trabajo textil hecho con fibras de árbol es solo el ápice de lo que refleja los "diablitos Cucuá", que muestra la esencia, destreza y arte de una tradición cultural que tuvo sus orígenes en la evangelización católica en Panamá hace más de 100 años atrás, y que hoy sobrevive por las nuevas generaciones.

En las profundidades de Panamá, un pueblo se ha dedicado a salvar una costumbre que cada año esperaba librar la lucha que define la salvación de las almas entre el bien y el mal con la celebración del Corpus Christi, y que ahora se muestra como el único sitio que tiene como referentes a los Cucuá, ataviados con los trajes de fibra extraída del árbol del mismo nombre, que ellos mismos cultivan.

 

Específicamente en el pueblo montañoso de San Miguel Centro, ubicado 183 kilómetros al oeste de la capital panameña, cuyos habitantes trabajan arduamente para que su legado continúe vivo, a pesar de que en algún momento de la historia estuvo a punto de desaparecer.

Mostrando un atuendo típico del diablico Cucuá, Olmedo Hernández, artesano y miembro de la Asociación Cultural Ecológica y Artesanal de los Cucuá, expresó a Efe que lleva consigo una bandera para dar promoción sobre el baile y lo que encierra esta tradición.

Lee también: FOTOS: Se cree mitad diablo y mitad hombre

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Amy Holland (@rojacaliente) el

Y es que esta fue introducida por los primeros frailes españoles llegados a Coclé (centro) con el objetivo de atraer a los indígenas, negros y campesinos a sus actividades religiosas. De esa forma los hacían entender que existen elementos diabólicos que pueden llevar al ser humano al infierno.

Relató que por lo general la carta de presentación siempre ha sido la indumentaria, elaborada de la corteza del árbol que le da nombre a los diablicos "el Cucuá", además de las figuras geométricas que adornan el traje, siempre de colores amarillo, cobre y negro.

El traje de los diablos de Cucuá 

El traje para los hombres está conformado por una amplia camisa de manga larga, sin cuello, que se cierra con botones o hilo de pita y el pantalón, largo, ancho y sin basta. Hernández cuenta que ahora se forran por dentro de manta sucia para evitar que roce la piel, y es que la textura semeja una lija.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Césᴀʀ Sᴀɴᴛᴏs Jʀ. (@cesarsantosjr) el

 

Además el traje lo compone una gran mascara adornada con cuernos de venado y quijada de zaino; de ella se cuelga una pañoleta que cae como un manto en la espalda y se adorna con diseños religiosos como el Santísimo y el cáliz, alusivos a la fiesta del "Cuerpo de Cristo".

De último un garrotillo que es una especie de palo para bailar y las cutarras (sandalias) de cuero. Manifestó que incluso los colores con que se pinta el atuendo se obtienen de la planta de guamí, el bejuco del ojo de venado, y la planta yuquilla.

Hernández cuenta que estos mismos materiales se usan para hacer el vestuario de la "princesa", una camisilla de tiras y un faldón elaborado. A diferencia del conjunto masculino que puede llegar a costar unos 400 dólares, el de las mujeres no es habitual venderlo, sino que los alquilan.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por orgun (@dubdor) el

 

Aunque no es una de las manifestaciones culturales más conocidas de Panamá, la fiesta no pasa desapercibida y es que desde el 2005 se realiza el Festival de los Cucuás y ya está convocado el de 2020.

A parte de ser un danzante del Cucuá, Hernández también se dedica a confeccionar artesanías con el mismo material, pero sostiene que solo la puede conseguir en temporada seca (diciembre a marzo).

Temas:

  • Misterios ocultos
  • Yo no sabía qué...

Lee También

Suma tu comentario