Cinco dueños lo rechazaron por ser sordo; aprendió lengua de signos. Foto: Pixabay (Imagen temática)
Relájate

Cinco dueños lo rechazaron por ser sordo; aprendió lengua de signos

Su condición hacía que sus dueños lo regresaran a un albergue, pero todo cambió cuando Ellie se convirtió en su dueña  
 

Por: Karen Magallanes

1. Cinco dueños lo rechazaron

A su corta edad, Ivor, un perrito de raza Staffordshire había sido rechazado cinco veces por dueños distintos. Solo tiene diez meses de edad pero una condición lo hace sumamente especial; es sordo. Ese es el motivo del constante rechazo que ha recibido de los humanos que han querido ser sus dueños.

 

2. No lo podían adiestrar y lo regresaron

Ivor es un perro sordo, los últimos dueños que tuvo lo tuvieron que regresar, pues dijeron que no era que no se pudieran hacer cargo de el, sino que, no podían adiestrarlo; por ello tomaron la decisión que lo puso muy triste. 

 

3. Ellie, su nueva dueña lo cambió todo

Después de los cinco rechazos que recibió, algo diferente sucedió con Ellie, su nueva dueña, con ella su vida ha cambiado considerablemente. Su vocabulario se amplió  aún cuando no puede escuchar, por lo que ha aprendido a descifrar la lengua de signos, que ahora le permite entender lo que se le dice. 

 

4. Aprendió la lengua de signos

Ahora Ivor entiende cosas tan sencillas e indispensables en su vida, Ellie le dice frases como: ven aquí, quédate parado, siéntate, y otras tantas. El perro las entiende y acciona a cada orden que se le sugiere, sabe que significa cada signo que su dueña hace. 

 

5. Fue amor a primera vista

Ellie cuenta que miró un anuncio en la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA), que es una organización de Inglaterra en la que se promueve el bienestar de los animales, así que decidió ir a visitar al perro y describe, fue como amor a primera vista. Incluso ahora, según su dueña, Ivor sabe cuando alguien está tocando la puerta de casa y adora salir a dar un paseo. 
 

 

6. Ahora su vida es muy feliz

Ivor se ha convertido en una muestra que mediante el cariño, amor y constancia hacia los animales todo puede cambiar. Ahora el es un perro feliz, adorable e increíblemente ha superado el rechazo que en el pasado recibió. ¡Te adoramos Ivor! 

 

 

.