Museo exhibe las comidas más asquerosas del mundo. Foto: AP
Insólito

FOTOS: Museo exhibe las comidas más asquerosas del mundo

Podrías encontrar licuados de rana y hasta un vino de rata 

Por: Karen Magallanes/ AP

Suecia.- Para algunos este museo en lo más desagradable que hayan conocido en sus vidas, pero para otros es completamente una exquisitez. Se trata de uno de los museos más repugnantes de todo el mundo, ubicado en Suecia y abierto temporalmente, el Museo de Comidas Repugnantes en Malmo está causando gran controversia, tan asqueroso ha resultado que, al entrar, te dan una bolsa para el vómito, por si las dudas. 

Algunas de sus especialidades han sido jugo de ojos de borrego, licuado de rana, cerveza de raíz estadounidense, testículos de toro, vino de rata y cientos de rarezas culinarias que obviamente no cualquiera se atreve a llevarse a la boca. El museo temporal está bien preparado para las náuseas de sus visitantes, que pueden oler y probar lo que quieran. 

El Museo de Comidas Repugnantes despierta controversia y asco en Suecia. Foto: AP (Balut). 

Lee también: 6 Alimentos no querrás comer después de saber de qué están hechos

También hay balut, que son fetos medio formados de patos que se hierven dentro del huevo y se comen directamente del cascaron en Filipinas, así como casu marzu, queso pecorino de Cerdeña infestado de gusanos. 

La ideal del museo busca hacer reflexión sobre lo que consideramos apetecible o repulsivo, y que el concepto de ambos puede cambiar cuando se aprende. Mediante el olfato, vista y gusto, se pretende animal a los visitantes a probar más productos alimenticios ecológicos, tales como la carne producida en laboratorio e insectos. 

El Museo de Comidas Repugnantes despierta controversia y asco en Suecia. Foto: AP (Cabezas de conejo picositas).

Lee también: Museo de las Ilusiones en Dubái, la joya que desafía la lógica (Fotos)

El Museo de Comidas Repugnantes ha despertado la repulsión 

"Repulsión es una de las seis emociones humanas fundamentales, y su función evolutiva nos ayuda a evitar comidas que podrían ser peligrosas, que están contaminadas, son tóxicas o han caducado", dijo West.

La repugnancia es considerada una emoción, pero nuestro aprendizaje cultural determina qué es lo que nos parece desagradable. 

Hay comidas que no suelen ser tan repugnantes en su lugar de origen, pero que en otros lados del mundo es un insulto al paladar, tales como la ensalada de gelatina, preparada en Estados Unidos con sesos de cerdo, salsa y cerveza de raíz que, los suecos consideran sabe a pasta dental. 

El Museo de Comidas Repugnantes despierta controversia y asco en Suecia. Foto: AP (Vino con fetos de rata). 

La idea de explorar la comida asquerosa se le ocurrió a West cuando fue consciente de que “la manera más impactante en que podemos tener una repercusión en el medio ambiente es comiendo menos carne”.

Es una exposición que reta a los visitantes a cambiar sus nociones de qué es repugnante y qué es delicioso, y el objetivo es que la gente entienda que no hay manera objetiva de medir lo repugnante, señaló. Para algunos, la revelación podría ser: 'Quizás los insectos no son tan horribles como yo pensaba'. 

West dijo que sólo pudo probar la mitad de los productos expuestos más exóticos. Cuando le preguntaron si alguna vez vomitó mientras preparaba la exhibición, respondió: “Todos los días”.

El Museo de Comidas Repugnantes despierta controversia y asco en Suecia. Foto: AP 

Algunos de los manjares son tan olorosos que fueron colocados en frascos de vidrio. En una visita previa al museo la semana pasada, la gente olfateó un poco las muestras y luego retrocedió haciendo muecas.  

Tener comida real en un museo puede ser un problema, comentó Andreas Ahrens, director y curador del museo. Debes cambiar las cosas con mucha regularidad. Tienes que asegurarte de que no empiece a pudrirse.  


O, en palabras de West: “No puedes dejar afuera los testículos del toro demasiado tiempo”. 

Temas:

  • Museos más extraños
  • Alimentos extraños

Lee También

Suma tu comentario