Una isla alemana es cuna de los bebés foca en el mar del Norte
Curiosidades

Una isla alemana es cuna de los bebés foca en el mar del Norte

Una isla alemana forma parte de una cuna de las focas bebés en el mar del Norte

Por: AFP . , Ana Victoria Díaz Medina

En la isla de Helgoland, en pleno mar del Norte en la costa alemana a unos 60 kilómetros, atrae todos los años a numerosos turistas por el paisaje sorprendente que hay, pues el lugar tiene como significado que es "Tierra sagrada".

La isla está conformada aproximadamente por un millar de vecinos, que hablando de historia se sabe que en base de submarinos que se dieron tras la guerra mundial, las aguas que hay en esta isla están frías, lo cual complica un poco que las personas puedan bañarse ya que el viento no favorece.

Lee también: WhatsApp: Cuenta suspendida, así puedes evitar quedarte sin ella

Una isla alemana es cuna de los bebés foca en el mar del Norte
Una isla alemana es cuna de los bebés foca en el mar del Norte. Foto AFP.

Pero los turistas, que no dudan en realizar un viaje en ferry de dos horas desde la desmbocadura del río Elba, saben que van disfrutar de otros espectáculos a su llegada. Cada año, entre noviembre y enero, la duna de Helgoland, una de las playas del norte de la isla, es literalmente invadida por focas que llegan a su arenal para dar a luz.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News 

Los recién nacidos, de piel blanca y con aspecto de peluche, son el foco de atención de los fotógrafos aficionados. «Están tan cerca ahora. Los miro a menudo en la televisión, pero aquí es aún más apasionante», explicó Karin, una turista alemana que llegó a ver el espectáculo de la naturaleza desde Essen, en el oeste de Alemania.

La asociación Jordsand, que trabaja para la preservación de la biodiversidad de los espacios costeros, tiene ya registrados más de 520 nacimientos desde noviembre pasado. Junto a dos guardias forestales del municipio de Helgoland, empleados de la asociación son los encargados de vigilar el comportamiento de los turistas en esta isla de belleza salvaje, donde en el siglo XIX se escribió el texto del himno nacional alemán.

Los visitantes tienen instrucciones claras de no aproximarse a menos de 30 metros de las focas, principalmente durante las semanas que dura el periodo de reproducción. A pesar del afecto que generan en los turistas cuando son pequeñas, las focas adultas pueden pesar hasta 300 kilos y no dudan en morder a quien sea para defenderse.

Ute Pausch, guardia forestal en Helgoland, hizo hincapié en lo que de vez en cuando es un problema. «A veces, los turistas olvidan los límites y se aproximan mucho», señaló. «Hay consecuencias negativas en verano, porque las focas se acostumbran a la gente. Y cuando quieren jugar en el agua pueden herir a los bañistas», agregó.

Tres semanas de destete

Este es el motivo principal de que se construyese un camino para mantener a distancia a los visitantes. Una medida todavía más necesaria desde que, en estos últimos años, el número de focas reunidas en la playa para parir ha aumentado. Elmar Ballstadt, miembro de la asociación Jordsand, explica que «son cada vez más numerosas porque la comida es abundante» en la isla, en la que no existe ni un solo automóvil.

Los bebés foca se quedan unas tres semanas junto a su madre, el tiempo del destete, antes de lanzarse al agua. En las próximas semanas, los cachorros se emanciparán en estas aguas gélidas, pero no abandonarán el mar del Norte. Seguirán cerca porque, a partir de la próxima primavera, volverán a Helgoland para cambiar de piel y encontrarse de nuevo frente al objetivo de los turistas.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario