Qué te hacen las sanguijuelas
Curiosidades

Qué te hacen las sanguijuelas

Las sanguijuelas, son sin duda, animales que causan cierto desagrado y hasta miedo, porque se alimentan de sangre humana

Por: Diana Palacios García

La sanguijuela o hirudíneo, es considerado un parásito que casi su única función es chupar sangre. Estos parásitos, representan una clase, dentro de los anélidos, de pequeños gusanos: casi todos de agua dulce, pero también marinos y terrestres.

Esos animales son principalmente depredadores, que se alimentan de pequeños insectos, gusanos, crustáceos, renacuajos, etc. Pueden ingerir lombrices enteras tan grandes como ellos.

Lee también: Cuántas patas tiene una mosca

Pero existe un pequeño número de especies de sanguijuelas hematófagas que se alimentan de la sangre de anfibios, aves, reptiles, peces y mamíferos. Se les denomina como organismos ectoparásitos, ya que pueden llevar una vida independiente sin estar continuamente unidos a su “presa”. También pueden ser depredadas por otros animales como peces, cangrejos y otros hirudíneos.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

En Europa, habita la denominada como sanguijuela medicinal (Hirudos medicinalis) que ha sido utilizada desde tiempos antiguos, para las denominadas sangrías clínicas. Estas arriesgadas prácticas médicas se basaban en la idea errónea de que muchas de las dolencias que se manifestaban, se debían a que la sangre se estancaba en determinadas partes de nuestro cuerpo.

Mediante incisiones hechas por humanos, con el uso de sanguijuelas, se provocaban hemorragias que pretendían eliminar esa sangre “mala” del cuerpo y renovarla.

¿Cómo chupan la sangre estos parásitos?

Estos pequeños animales (parásitos) presentan en la cabeza, una ventosa bucal con tres mandíbulas muy dentadas, y otra ventosa posterior. Con las mandíbulas cortan la piel de sus presas hasta que sangran y con la ventosa posterior succionan la sangre.

Durante el proceso de alimentación, unas pequeñas glándulas presentes entre los dientes liberarán un compuesto llamado hirudina que impide que la sangre se coagule.

Para ser atacado por una sanguijuela, habría que circular en su hábitat natural. Normalmente, vemos en las películas, la típica escena en la que sale un niño del agua asustado porque tiene pegado en el cuerpo decenas de estos desagradables animales.

Una vez observado el parásito en nuestro cuerpo, al igual que ocurre con las garrapatas, puede ser muy peligroso arrancar a los animales sin ayuda médica, quedando alguna parte de su cuerpo en nuestro interior.

El único problema derivado de su ataque es el pánico, puesto que la cantidad de sangre que son capaces de succionar no es peligrosa ni para un niño, además de que no transmite enfermedades a través de su mordedura.

Además de las sanguijuelas, existen otros insectos hematófagos que sí son más factibles de tener contacto con el ser humano en su entorno cotidiano:

Taenia (solitaria), garrapata, jején (especie de zancudo), ladilla (insecto que casi se incrusta en la piel de los humanos), lamprea (parecidas a las anguilas) y el ya conocido mosquito que vive incluso en nuestros hogares.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario