Qué significa que una persona adulta se chupe el dedo
Curiosidades

Qué significa que una persona adulta se chupe el dedo

El hábito de chuparse el dedo, viene de la infancia y puede aludir a situaciones que han dejado marcadas a las personas; es decir, han crecido con la notable falta de algo importante en su vida

Por: Diana Palacios García

Aunque se sabe que que chuparse el dedo se trata de un comportamiento que posiblemente no tenga mayores repercuciones en la vida de quien lo practica -hasta cierto punto-, surge la curiosidad de saber qué es lo que lleva a portarse así a un adulto.

A través de la costumbre de chuparse el dedo, se puede ver un replegamiento del amor y del odio por causas tales como la necesidad de preservar un objeto externo de interés. Cualquiera podría pensar que chuparse el dedo pulgar es una forma de consolación, un simple placer; se dice que en este caso, el dedo sustituye al pecho de la madre.

Lee también: Por qué salen los mezquinos, bultos propios de la piel

Qué significa que una persona adulta se chupe el dedo. Foto Piqsels

Cuando el hábito es repetitivo -es decir, un patrón-, puede ser un sentimiento de inseguridad que en algunos casos, se puede ver como una señal de inmadurez psicológica; dependiendo de la situación, en ocasiones puede tratarse de una reacción obsesiva o compulsiva, pero en un adolescente se presenta en una forma en que ese apego nunca fue encontrado.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

Está faltante y no existe seguridad emocional ya que no hubo identificación con algunos de los padres para que se sienta estable y con personalidad sólida. La mayoría de las ocasiones, los adolescentes que se chupan el dedo no lo hacen como una muestra de imitación, forma de defensas y bloqueo ante circunstancias ocurridas en casa, escuela y con amistades que les causen estrés, tensión o nerviosismo.

Aunque por otro lado se manifiesta clínicamente como un síndrome depresivo. Si una persona adulta mantiene este hábito, es indicio de que puede sufrir alguna patología que debe ser tratada a tiempo.

El elemento atenuado se conoce porque siempre aparece como de primordial importancia y ciertamente, el empleo del hábito se convierte en una clara defensa contra los sentimientos de inseguridad y otras angustias de índole primitiva.

Tiene que ver con un factor de inmadurez emocional, inseguridad, nerviosismo o incluso, la falta de afecto. Éstas son las causas por las que un adulto puede chuparse los dedos.

Uno de los aspectos que conlleva a este prolema puede ser el rechazo de la sociedad o inclusive el de su pareja sentimental.

Como respuesta de ansiedad a situaciones estresantes de violencia, maltrato y abuso, el acto de chuparse el dedo es una fijación oral mientras se duerme o hasta en la vida diurna que alude a un placer amenazante y se debe a la búsqueda de un placer que de niño ya tuvo y que encuentra por medio de la succión.

Es fácil saber que dicha búsqueda guarda relación con el recuerdo de algo vivido. Muchos de los hábitos en los que esá incluida la boca y de los recuerdos que adolescentes y adultos mantienen a lo largo de la vida, son fijaciones de ese placer obtenido durante la etapa infantil.

El acto de fumar, beber, besar y ciertas prácticas prácticas sexuales, guardan relación con el recuerdo placentero que les produjo el acto de succionar y chuparse el dedo en su infancia.

También es cierto que dicho hábito persiste en las personalidades extremadamente compulsivas. Chuparse el dedo se convierte en un problema real a cualquier edad cuando se interfiere los logros normales del desarrollo. Las reintegraciones sociales y la exploración va de la mano con el entorno.

Visita el canal de YouTube de Chispa dando CLICK AQUÍ.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario