Qué comen los pangolines, extraña especie animal
Curiosidades

Qué comen los pangolines, extraña especie animal

Su piel escamada es un plus para el pangolín cuando está buscando comida, pues evita que las presas puedan atacarlo gracias a sus escamas

Por: Diana Palacios García

El pangolín o manis, lleva por nombre científico pholidota. El nombre pangolín proviene del vocablo malayo pengguling, en Español significa rodillo. Este mamífero se puede encontrar en los bosques tropicales de Asia y África; los que habitan en el continente asiático, se diferencian del resto debido a que tienen pabellones auditivos externos y escamas debajo de la cola.

Otra característica del pangolín es que que tienen unas glándulas cerca del ano, que pueden emitir un ácido fétido similar al que segrega una mofeta (zorillo).

Su afilado hocico termina en una boca pequeña y sin dientes por lo que no tiene la habilidad de masticar.

Lee también: Dónde habita el pangolín, extraño animal que podría ser el causante del Coronavirus

Qué comen los pangolines, extraña especie animal. Foto Twitter

Su piel escamada es un plus para el pangolín cuando está buscando comida. El pangolín no es muy feroz, de hecho, ni siquiera tiene dientes; incluso, al caminar, se tambalea sobre sus patas traseras y su cola.

Pero tiene dos herramientas extraordinarias que le ayudan a su supervivencia; para empazar sus garras son enormes, pues con éstas pueden levantar piedras y despedazar el suelo seco, como si fuera una excavadora por naturaleza.

Esto, lo hace con un propósito en particular: encontrar hormigas y alimentarse de ellas, pues es considerado una especie insectívora. Por lo que una vez que consigue hacer un hueco en una comunidad de hormigas, introduce la cabeza.

La otra herramienta con la que cuenta, es su singular lengua larga y pegajosa que se desliza fácilmente por cualquier grieta o hendidura que permanentemente está lubricada por una glándula salival hiperactiva que recaba miles de hormigas al día. Es su instrumento para poder alimentarse.

Por otro lado, las hormigas no han logrado desarrollar un eficaz sistema de defensa, lo siguen haciendo de la forma más tradicional, reunirse y picar a su depredador; sin embargo con el pangolín no lo pueden realizar su cometido ya que precisamente, sus escamas cubren todo su cuerpo, por lo que no hay forma de llegar a su piel.

Sus ojos tienen un párpado grueso, sus orejas y naríz tienen una válvula que se cierran cuando atacan las hormigas.

Por su parte, las hormigas que hayan logrado sobrevivir ante el hambre de un pangolín, normalmente se reagrupan y vuelven a armar su colonia. No obstante, será un cuento de nunca acabar, pues cuando construyan de nuevo su háibitar, el pangolín estará presente para saciar su hambre.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario