Nuevo coronavirus en murciélagos revela que el SARS-CoV-2 NO salió de un laboratorio
Curiosidades

Nuevo coronavirus en murciélagos revela que el SARS-CoV-2 NO salió de un laboratorio

Un nuevo virus, conocido como RmYN02, sugiere que los eventos de inserción aparentemente inusuales pueden ocurrir de forma natural en la evolución del Coronavirus

Por: Diana Palacios García

Un nuevo coronavirus en murciélagos, que es similar al virus del Covid-19, contiene inserciones de aminoácidos en la unión de las subunidades S1 y S2 de la proteína de punta del virus, de forma similar a lo que ocurre en el SARS-CoV-2, de acuerdo a un estudio publicado en la revista Current Biology.

“Desde el descubrimiento del SARS-CoV-2 ha habido una serie de sugerencias infundadas de que el virus tiene un origen de laboratorio. En particular, se ha propuesto que la inserción de S1/S2 es muy inusual y tal vez indica una manipulación de laboratorio.

Nuestro trabajo muestra muy claramente que estos eventos ocurren naturalmente en la vida silvestre. Esto proporciona una fuerte evidencia en contra de que el SARS-CoV-2 sea un escape de laboratorio”, explica Weifeng Shi.

Quien es el autor principal del trabajo, así como director y profesor del Instituto de Biología de Patógenos de la Primera Universidad Médica de Shandong de China.

Lee también: Tras una lesión pulmonar por Covid-19, el cerebro puede ser terapéutico

Nuevo coronavirus en murciélagos revela que el SARS-CoV-2 NO salió de un laboratorio. Foto Piqsels

Se presume que los investigadores identificaron el RmYN02 después de analizar 227 muestras de murciélagos capturados en la provincia china de Yunnan entre los meses de mayo y octubre de 2019.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

"Desde el descubrimiento de que los murciélagos eran el reservorio del coronavirus del SARS en 2005, ha habido un gran interés en los murciélagos como especie reservorio de enfermedades infecciosas, en particular porque son portadores de una muy alta diversidad de virus de ARN, incluidos los coronavirus", detalló Shi.

El ARN de las muestras se envió para la secuenciación metagenómica de próxima generación a principios de enero de 2020, poco después del descubrimiento del SARS-CoV-2. Sin embargo, en todo el genoma, el virus más cercano del SARS-CoV-2 es otro que atiende al nombre de RaTG13, mismo que ya había sido identificado previamente en murciélagos de la provincia de Yunnan.

No obstante, el RmYN02 está aún más estrechamente relacionado con el SARS-CoV-2 en algunas partes del genoma, incluyendo en la sección de codificación más larga del genoma llamada 1ab, misma en la que comparten el 97.2 % de su ARN.

Los investigadores apuntan que el RmYN02 no se parece mucho al SARS-CoV-2 en la región del genoma que codifica el dominio clave de unión al receptor que se une al receptor humano ACE2 que el SARS-CoV-2 utiliza para infectar las células huésped. Esto significa que existen nulas posibilidades de que el RmYN02 infecte a las células humanas.

La similitud clave entre el SARS-CoV-2 y el RmYN02 es que éste último también contiene inserciones de aminoácidos en el punto en el que las dos sub-unidades de su proteína de punta se encuentran.

El SARS-CoV-2 se caracteriza por una inserción de cuatro aminoácidos en la unión de S1 y S2; esta inserción es exclusiva del virus y ha estado presente en todos los casos de SARS-CoV-2 secuenciados hasta el momento.

Nuevo coronavirus en murciélagos revela que el SARS-CoV-2 NO salió de un laboratorio. Foto Pxhere

Las inserciones en el RmYN02 son diferentes a las del SARS-CoV-2, lo que indica que se produjeron mediante eventos de inserción independientes. No obstante, un evento de inserción similar ocurrido en un virus identificado en murciélagos indica con bastante fuerza que este tipo de inserciones son de origen natural.

"Nuestros hallazgos sugieren que estos eventos de inserción que inicialmente parecían ser muy inusuales pueden, de hecho, ocurrir naturalmente en betacoronavirus animales", argumenta Shi.

"Nuestro trabajo arroja más luz sobre la ascendencia evolutiva del SARS-CoV-2. Ni el RaTG13 ni el RmYN02 son los ancestros directos del SARS-CoV-2, porque todavía hay una brecha evolutiva entre estos virus.

Pero nuestro estudio sugiere fuertemente que el muestreo de más especies silvestres revelará virus que están aún más estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2 y tal vez incluso con sus antepasados directos, lo que nos dirá mucho acerca de cómo este virus surgió en los seres humanos”, concluyó el científico.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario