Los berrinches más comunes en niños de 2 y 3 años
Curiosidades

Los berrinches más comunes en niños de 2 y 3 años

La inteligencia de los niños, mide hasta dónde llegan los límites de los padres, y se dan el lujo de exigir las cosas con berrinches

Por: Diana Palacios García

Los niños son tan inteligentes, que cuando quieren algo, no saben de límites para conseguir su objetivo. Un "no" es como "sigue pidiendo", como si atendieran las órdenes al revés.

¿Qué padre o madre de familia no ha vivido una escena de berrinche en un centro comercial? Seguramente, muy pocos, pues una de las características de las edades de entre 2 y 3 años, es precisamente, que cuando están "tercos" por alguna cosa, no entienden de razones.

Lee también: Un sobrino siempre te cambia la vida, aunque no es tu hijo, es parte de tí

Los berrinches atienden a la situación de que los niños siempre están buscando un equilibrio entre sus deseos e intereses y lo que se debe hacer y no...

Se encuentran en la etapa en la que están descubriendo el mundo a su alrededor y en el proceso, manifiestan sentimientos de enojo, frustración y estrés.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

¿Qué debemos de hacer ante los berrinches de nuestros hijos?

Aquí te compartimos algunas estrategias que debemos tener presentes para aplicarlas en casos necesarios:

  • Primero - Después: Este argumento sirve para dirigir el comportamiento del niño, por ejemplo, si quiere un dulce antes de la hora de la comida, se debe hacer entender que PRIMERO debe comer y DESPUÉS el dulce. No es que se le esté negando, sino que se le debe de marcar el orden de las cosas y de esta manera, el niño va a entrar en un clima de confianza, se le va a cumplir pero a su debido tiempo.
  • No prestar atención o ignorar: Cuando se le ha dicho al niño por qué no se le puede cumplir un deseo en el momento, no hay que abundar tanto; hay que evitar dar tantas explicaciones porque de todas formas, el niño no lo va a entender por su enojo y más bien, se va a agravar la situación. Tampoco hay que ignorarlo, pero sí podemos mantener la postura de sobriedad (serios), darle tiempo a que se recupere y sólo intervenir si tratan de golpearse o hacerse daño.
  • Firmeza VS Enojo: firmeza y seriedad, que no es lo mismo hablar con enojo y gritos; cambia tu tono de voz y expresión facial para que tu hijo sepa lo que no es aceptable. También hay que reconocer sus logros y hacérselos saber. Las reacciones de los papás, le ayudarán a identificar qué conductas son correctas y cuáles no.
  • Anticípate: Si ya sabemos cómo se van a comportar nuestros hijos en determinado lugar y en determinado momento, es mejor hablar con ellos antes para evitar cualquier desagradable situación.

Entre otras muchas estrategias, éstas son algunas que te ayudarán como papá o mamá, controlar la conducta de tus hijos.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario