Las bacterias buenas podrían prevenir el Autismo desde el embarazo
Curiosidades

Las bacterias buenas podrían prevenir el Autismo desde el embarazo

Experimentos realizados en ratones, les permitió a los cientíicos descubrir que la exposición de un bacteria en específico, podría prevenir el autismo desde el embarazo de mujeres

Por: Diana Palacios García

El autismo es un trastorno mental abarca muchas afecciones, antes tratadas por separado, como son el Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo. Según un estudio publicado en la revista Brain, Behavior and Immunity, la exposición a bacterias buenas durante el embarazo podría prevenir el riesgo de desarrollar autismo.

Realizado por la Universidad de Colorado Boulder, de Estados Unidos, dicho estudio, es uno de los primeros en proponer que estas exposiciones durante el embarazo pueden influir en el desarrollo neurológico del feto y, aunque todavía se necesita seguir investigando al respecto, podría ser un nuevo panorama para intervenciones prenatales futuras.

Lee también: Autismo: ¿qué es y cómo detectarlo?

Las bacterias buenas podrían prevenir el Autismo desde el embarazo. Foto Piqsels

"En humanos, la investigación ha demostrado durante mucho tiempo que el estrés materno durante el embarazo provoca inflamación sistémica tanto en la madre como en el feto y es un factor de riesgo para el autismo", inormó Daniel Barth, líder del estudio.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

En el proceso de investigación, los científicos expusieron a ratas a factores estresantes leves y les administraron un medicamento llamado terbutalina durante un período equivalente al tercer trimestre del embarazo en mujeres embarazadas.

El 50% de los roedores, recibió una serie de inyecciones que contenía una preparación termorresistente de la bacteria Mycobacterium vaccae, que tiene efectos antiinflamatorios duraderos en el cerebro, de acuerdo a estudios anteriores.

A los dos y cuatro meses, las ratas hijas recibieron una serie de pruebas para evaluar su grado de interacción social -entre otros aspectos- y si presentaban comportamientos repetitivos.

Los resultados arrojados, indicaron que las ratas de madres estresadas que habían recibido terbutalina, mostraron comportamientos similares al autismo. Mientras que aquellas que habían sido inmunizadas con la bacteria no los manifestaron.

La inoculación (introducción de algo en el cuerpo que crecerá y se reproducirá), no pareció proteger contra el desarrollo de trastornos convulsivos, como la epilepsia; sin embargo, debido a que tiende a desarrollarse más adelante, los investigadores buscarán repetir el experimento con un tamaño de muestra más grande y un período de tratamiento más largo.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario