La ausencia de los padres es un factor preponderante que daña a los hijos
Curiosidades

La ausencia de los padres es un factor preponderante que daña a los hijos

Los hijos, representan una gran responsabilidad para los padres de familia desde el momento en que deciden formar una famiia

Por: Diana Palacios García

Las expectativas que se tienen cuando los jóvenes deciden unir sus vidas a otra persona y formar una familia, no siempre son reales. Pues en el proceso, generalmente pueden presentarse una gran cantidad de situaciones que "desencarrilan" el buen ritmo de pareja o los primeros años como padres de familia.

Desafortunadamente, como sucede con regularidad, los deseos por tener una vida placentera visualizando un futuro en familia, no siempre son cumplidos.

Lee también: El divertido Tik Tok de Kimberly Loaiza y Juan de Dios Pantoja

La ausencia de los padres es un factor preponderante que
daña a los hijos. Foto Pixabay

Las parejas sufren algunos fuertes cambios durante el proceso de adaptación y normalmente, en el ínter,  cada parte busca su beneficio, siendo, inexplicables los motivos que causan tal descontento y por ende, una separación momentánea o definitiva.

Esto pudiera resultar llevadero cuando no hay hijos de por medio, pues las decepciones amorosas, normalmente se superan aunque cueste algo de trabajo y tiempo para ambos. Pero por el contrario, cuando ya se tiene familia, la separación entre los padres, representa por principio de cuentas, lo que se le conoce como "familia disfuncional" y ésta, empieza a terminar con la buena imagen ante los hijos.

A partir de esa situación presentada, los únicos que sufren, evidentemente no son los padres, sino los hijos, y en ese sentido, la imagen perfecta de sus padres, se desborda, causándoles ciertos daños a nivel psicológico.

Existen diversas razones por las que los padres deciden dar por terminada una relación de pareja, y aunque, en el fondo, saben que va a tener una repercusión en los hijos, caen en cuenta que es mejor separarse para acabar con los problemas, a seguir juntos y que los críos vivan y absorban los problemas que no les corresponde.

Como consecuencia, un divorcio, es el paso a seguir y los hijos son las principales víctimas. La decisión de los padres implica involucrarlos forzosamente en la difícil situación y, como es de esperarse, la madre termina haciéndose cargo de los hijos.

Cuando uno de los padres falta en la vida de los hijos, es evidente, el bajo rendimiento tanto escolar, como de otras actividades, la tristeza, el aislamiento ante los amigos, los familiares, etc.

Pero ante el inevitable suceso generado por los padres, en este caso, es mejor, buscar ayuda psicológica mediante la cual, los hijos puedan superar la separación de sus padres e incluso, recuperar el interés por continuar su vida de manera normal.

Pues aunque duela, este tipo de situaciones se presenta de manera muy natural y la vida tiene que continuar.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario