El huevo fósil encontrado en la Antártida pudo pertenecer a un mosasaurio
Curiosidades

El huevo fósil encontrado en la Antártida pudo pertenecer a un mosasaurio

La controversia en torno a la especie a la que pudo haber pertenecido el huevo fósil, sigue merodeando entre el equipo de científicos, autores del hallazgo

Por: Diana Palacios García

El huevo encontrado en la Antártida por un equipo de investigadores chilenos del Instituto Antártico Chileno (INACH), luego de ocho años de investigación (2011), corresponde a un reptil marino extinto, según informaron los expertos. Se cree que hace millones de años, los dinosaurios vivían en el continente helado y nadaban en sus aguas, y aunque ha sido muy difícil descifrar su origen, todo apunta a que es de dicho reptil.

David Rubilar-Rogers, líder del equipo de investigación e integrante del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, se mostró desconcertado por dicho hallazgo, al grado de solicitar a visitantes expertos a que emitieran su opinión sobre el huevo e identificar al fósil; sin embargo, nadie pudo, por lo que sigue siendo un gran misterio para la ciencia.

Lee también: Diego, la tortuga de Galápagos, que procreó 800 hijos y salvó a su especie

Dicho fósil ha sido nombrado The Thing (La Cosa), aunque muchos lo han considerado con un balón de fútbol desinflado, pero por otro lado, ha venido a revolucionar la percepción de los científicos ante tales descubrimientos. El descubrimiento, fue publicado en la revista Nature.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

De acuerdo a declaraciones de Rubilar-Rogers, él le mostró el fósil a la profesora Julia Clarke, de la Universidad de Austin, que estaba visitando el Museo Nacional. Examinó el misterioso fósil y después de unos minutos había resuelto el misterio:

"Se lo mostré y, después de unos minutos, ¡Julia me dijo que podría ser un huevo desinflado!"

A través de potentes microscopios, el huevo fósil fue analizado por los expertos de la Universidad de Texas en Austin, EE. UU., y pudieron confirmar la teoría de la profesora Clark, sobre que se trataba de los restos de un huevo de animal con una antigüedad de 66 millones de años.

"El espécimen es el primer huevo fósil encontrado en la Antártida", se informó UT News.

El huevo fósil presenta la característica de tener una estructura blanda, contrario a las que poseen los huevos duros que se han encontrado durante la era de los dinosaurios.

Por otro lado, el Dr. Lucas Legerde, que participó en el análisis, dijo a The Independent que "la estructura es muy similar a los huevos transparentes y de eclosión rápida puestos por algunas serpientes y lagartijas hoy".

Otra de las características del huevo es que mide 11 X 7 pulgadas (28 X 18 cm) y tiene un peso de 6.5 kilogramos; lo que apunta a que es el segundo huevo más grande y pesado que haya sido descubierto, siendo el primero, el del éxito pájaro elefante de Madagascar, mismo que se presume, fue cazado por los humanos hasta lograr la extinción de la especie, hace ya un milenio.

"Es de un animal del tamaño de un dinosaurio grande, pero es completamente diferente a un huevo de dinosaurio", dijo el Dr. Legerde, y agregó: "Es más similar a los huevos de lagartos y serpientes, pero es de un pariente verdaderamente gigante de estos animales".

Estas declaraciones fueron hechas a The Independent y UT News, respectivamente, dejando ver claramente que, aún no se ha podido determinar a qué especie animal pudo haber pertenecido el hallazgo, dado que no se encontró ningún esqueleto.

Y para poder reforzar su teoría, se reunieron los datos necesarios para comparar las características y tamaños de diferentes reptiles, así como los huevos que normalmente ponían.

"Los científicos determinaron que la criatura que dejó el hallazgo fosilizado tenía al menos 20 pies de largo", según reportó un medio estadounidense.

Lo que apunta a que pudo haber sido puesto por un mosasaurio, es decir, un milenario reptil marino de gran tamaño, debido a que se han encontrado restos de la especie en las inmediaciones del lugar donde se encontró el sorprendente huevo.

El huevo fósil encontrado en la Antártida pudo pertenecer a un mosasaurio. Foto Pixabay

"El área donde se encontraron los restos era posiblemente un sitio de vivero con aguas poco profundas protegidas, un entorno de ensenada donde los jóvenes habrían tenido un entorno tranquilo para crecer", señaló el Dr. Legendre.

Existen dos posibles formas en que los mosasaurios ponían sus huevos: la primera apunta a que fueron puestos por la especie sobre aguas con poca profundidad muy cerca de una costa -como lo hacían las serpientes marinas-, y la segunda refiere que la especie ponía sus huevos en la playa, después de retorcer su cola en la orilla y mantener sumergida la mayor parte de su cuerpo.

Por otro lado, la característica de la estructura blanda que presenta el huevo fósil, ha dejado ver la posibilidad de que los dinosaurios no siempre ponían huevos de cáscara dura. Pues ahora se tiene la creencia de que los primeros dinosaurios pusieron huevos de cáscara blanda, los cuales, se presume que eran bastante parecidos en composición y propiedades a los huevos de las tortugas modernas.

"Esto sugiere que los huevos con cáscara dura evolucionaron al menos tres veces independientemente en el árbol genealógico de los dinosaurios", dice una investigación realizada por el Museo Americano de Historia Natural.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario