Ejercicios que ayudarán a tu pequeño a controlar la agresividad infantil
Curiosidades

Ejercicios que ayudarán a tu pequeño a controlar la agresividad infantil

Como padres de familia, es necesario buscar y llevar a la práctica, estrategias que los orienten a manejar y controlar la agresividad en niños pequeños para un mejor futuro

Por: Diana Palacios García

Ser padres, no es una tarea fácil, pues implica involucrarse totalmente en la vida de los hijos, en cualquier aspecto que se requiera. Y en ese sentido, el desafío se presenta a veces algo complicado, ya que depende en gran medida del carácter de los niños. Pero aunque suene difícil no es imposible; existen ejercicios para controlar la agresividad.

Existen diversidad de niños que cuando son pequeños quieren solucionar todo con violencia. La agresividad infantil se traduce en la forma que el pequeño, va a tender a resolver una situación que le frustra o considere injusta causando daño a los demás, que físicamentte podría ser mediante empujones, patadas o rasguños y de forma verbal, diciendo malas palabras.

Lee también: Por la pandemia, los niños podrían sentir tristeza o tener rebeldía

Ejercicios que ayudarán a tu pequeño a controlar la agresividad infantil. Foto Pixabay

Sin embargo, ¡no todo está perdido! Pues los papás, pueden ayudarle a mitigar esa ira, mediante una serie de activiades que lo relajarán y harán que se sienta mejor y que cada vez vaya olvidándose de la costumbre de pelear y agredir a cualquier persona ante sus inconformidades.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

De acuerdo a GuiaInfantil.com, estos comportamientos agresivos son muy comunes en edades tempranas entre los 2 y 4 años y si no se canalizan de forma adecuada puede observarse en edades posteriores agravando la situación.

Lo primero será utilizar cualquier oportunidad que se presente para enseñarle cómo debería actuar ante esta situación que le produce tanto enfado. En su entorno, puede ser guiado por lpapá y mamá, así como su profesor o cualquier adulto con el que tenga un vínculo. Entre os ejercicios que pueden ayudar a que la situación mejore son:

Cantar canciones: ejercicio adecuado para niños de entre 2 y 4 años de edad. A esa edad es complicado que comprendan las consecuencias de sus actos, no obstante, lo ideal es mantenerse firmes y hablarles con un tono serio para que ellos vayan aprendiendo a distinguir entre lo correcto e incorrecto. De igual manera es necesario evitar que se haga algún daño.

Una buena estrategia sería cantarle una canción que hable de las partes del cuerpo y para qué sirven de manera asertiva; por ejemplo, los brazos sirven para abrazar, las manos para acariciar, los dientes para comer… y no para agredir y deje poco a poco de utilizarlos de manera negativa.

Ejercicios que ayudarán a tu pequeño a controlar la agresividad infantil. Foto Pxhere

Turno de hablar: lograr que tenga una conducta de diálogo ante un conflicto cuando tenen entre 5 y 6 años, puede resultar muy difícil, por eso, nos podemos servir de ciertos instrumentos como un reloj de arena para fomentar que respete el turno, practique el tono para dirigirse a los demás y se acostumbre a escuchar al resto de personas con las que tuvo lugar el conflicto.

Por un lado, conseguiremos que tenga tiempo para hablar y por otro, que ceda el turno de palabra la otra persona para que se exprese.

Técnica del semáforo: es importante identificar cuales son los motivos y el grado en el que las cosas le influyen al pequeño. El semáforo es una técnica estupenda para lograr hacer tangible los sentimientos de tu hijo y que él mismo sea consciente de cómo la conducta agresiva está subiendo de nivel. Por ejemplo, el rojo será pararse o alejarse de la situación, el amarillo pensar en soluciones y el verde dialogar y expresar nuestros sentimientos.

Yoga o meditación: la meditación en niños está demostrada terapéuticamente que puede ayudarles en muchos aspectos esenciales: le permitirá tener un mayor autocontrol corporal, mejorar su respiración y encontrar la calma en esos momentos que parece que le cuesta más. Cuanto antes empiecen con esta práctica, más posibilidades tendrá de reducir ese tipo de conductas.

Así, poco a poco, mediante estas técnicas, el niño irá aprendiendo a controlar sus emociones y a irse educando para actuar más adecuadamente y tener una mejor vida futura, ya que si sigue con esos malos comportamientos, tendrá muchos problemas -que en su mayoría serán generados por él mismo- si no cambia su forma de ser.

Como padres, se tiene una enorme responsabiliad y normalmente, son la pieza clave en el compartamiento de sus hijos desde pequeños hasta que crecen a una edad adulta.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario