Cuando México intentó suprimir a Santa Claus
Curiosidades

Cuando México intentó suprimir a Santa Claus

Fue en el año de 1930 cuando México intentó suprimir a Santa Claus, querían popularizar la figura del dios prehispánico Quetzalcóatl

Por: EFE

Fue en el año de 1930 cuando México intentó suprimir a Santa Claus, al querer popularizar la figura del dios prehispánico Quetzalcóatl como un símbolo navideño. Imaginar unas navidades sin la omnipresente imagen de Santa Claus suena a ciencia ficción, pero México estuvo a punto de hacerlo realidad en 1930. 

El 23 de diciembre de ese año, el Estadio Nacional de la capital mexicana, donde se realizaban los grandes eventos políticos de la época, fue escenario de un suceso muy peculiar.

Lee también:  Papá Noel roba banco y arroja dinero en Navidad a transeúntes

El presidente del país, Pascual Ortiz, organizó una entrega de regalos a miles de niños ante una pirámide prehispánica presidida por Quetzalcóatl.

"Fue una propuesta nacionalista del secretario de Educación, Carlos Trejo, para sustituir a Santa Claus y poner una cosa más mexicana", cuenta a Efe el historiador Alfredo Ávila, profesor e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

Las crónicas de ese día en el periódico El Universal retratan una extraña combinación entre los árboles de Navidad decorados con luces de colores y la procesión de sacerdotes, batallones y bailarines honrando a Quetzalcóatl, representado como una serpiente emplumada.

La primera dama, Josefina Ortiz, fue una de las encargadas de repartir juguetes y dulces a los niños pobres que acudieron al espectáculo, que contó con la asistencia de cerca de 15.000 personas, incluidos diplomáticos extranjeros.

Los inicios del siglo XX estuvieron marcados por un nacionalismo exacerbado en buena parte del mundo occidental y México, donde acababa de triunfar la revolución contra el dictador de gustos afrancesados Porfirio Díaz, no fue una excepción.

"Los gobiernos mexicanos de los años 30 usaron una retórica nacionalista con fuertes referencias de tipo prehispánico para enfrentarse a lo que veían como una posible invasión cultural estadounidense", explica el historiador.
Fue una época en la que diversas marcas estadounidenses entraron con fuerza al mercado mexicano y Coca-Cola popularizó la figura de Santa Claus.

UN PASADO MITIFICADO

Sustituir al entrañable anciano de barba blanca por la serpiente emplumada era la forma que tenían las autoridades mexicanas de "potenciar el orgullo del país mirando a sus raíces", unos orígenes muchas veces mitificados.

"Quetzalcóatl era una deidad prehispánica pacífica, del culto a la civilización y que traía el bienestar, a diferencia de otros dioses guerreros como Huitzilopochtli, que no hubieran encajado bien en esta sustitución de Santa Claus, los Reyes Magos o el Niño Dios", sostiene el historiador de la UNAM.

Esa exaltación de lo indígena no deja de resultar paradójica en un país que mitificaba las grandes civilizaciones prehispánicas mientras que "para el Gobierno no era importante prestar atención a las comunidades indígenas del momento", que representaban a cerca del 20 % de la población.
Sea como sea, el nuevo emblema navideño no tuvo una gran acogida, pues en el periódico había caricaturas y anuncios que se burlaban de la iniciativa e incluso cartas de lectores incrédulos que se preguntaban si tendrían que acostar a la serpiente emplumada en el belén.

Una de las grandes críticas contra la nueva Navidad indigenista fue el intento de desvincular esa tradición de la religión, en un México profundamente católico.

Hay que entender, señaló Ávila, que el Estado mexicano acababa de vencer en la Guerra Cristera (1926-1929), que había enfrentado al Gobierno revolucionario laico con las milicias apoyadas por la Iglesia en una pugna por tener el control de la educación en México.

El Gobierno de Pascual Ortiz, por tanto, tenía pocas simpatías hacia la Iglesia Católica, aunque trató de no herir tantas sensibilidades al celebrar el masivo acto del Estadio Nacional el 23 de diciembre, en lugar del 25 de diciembre.
Ese evento nunca se volvió a repetir y casi 90 años después, Quetzoalcóatl permanece en los museos mientras los niños esperan la llegada del anciano de traje rojo y blanco con un saco lleno de regalos.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario