Cómo decirle a un hijo que su padre o madre murió
Curiosidades

Cómo decirle a un hijo que su padre o madre murió

Todo lo que principia tiene un fin y la muerte es el final más triste de un ser humano, en especial de los padres de un niño o adolescente

Por: Diana Palacios García

Desde que el ser humano nace, crea un lazo muy fuerte con sus progenitores, por lo que como es común, que se desarrolle de manera muy intensa la parte afectiva, la cual es fundamental para el desarrollo del niño.

Sin embargo, es de conocimiento general, que en un tiempo idóneo de vida, el ser humano viene a este mundo a cumplir con tres objetivos escenciales: nacer, crecer y reproducirse, sin embargo hay un cuarto, que es el más triste de todos: morir.

Lee también: Cinco señales para saber si tu hijo te miente

Todo lo que principia tiene un fin y la muerte es el final más triste de un ser humano, especialmente de los padres de un niño o adolescente en los géneros masculino y femenino.

Entérate de nuestras mejores noticias al hacer click en la estrella de Google News

Pero, ¿Cómo dar la mala noticia a un hijo de que alguno de sus padres ha muerto?

Por principio de cuentas, es una tarea difícil para los familiares que sobreviven y que de alguna manera quieren evitar lo inevitable: el inmenso dolor que causa el desceso de uno de los seres más amados.

Los portadores de la triste noticia, normalmente se perciben entre el padre o madre viv@, los abuelos (maternos o paternos), tíos o incluso, amistades muy cercanas a la familia.

Frases como: "hij@: tu papito o tu mamita se fue al cielo", "mi niñ@, tu mamá no resistió la operación y ya no está con nosotros", "hij@, tu papá tuvo un accidente y... murió", son las más dolorosas pero las más reales.

Accidentes automovilísticos, enfermedades en fase terminal, vicios excesivos, entre otros factores, son los que causan la inevitable partida al más allá de una persona.

Cómo decirle a un hijo que su padre o madre murió. Foto Pxfuel

Ahora, no es propiamente característica de los niños o adolescentes, sentir el tremendo dolor por la muerte de sus papás, pues también los adultos sentimos un profundo dolor al ver partir a un ser querido, sin embargo, cuando se es niño, no existe la madurez en muchas de las ocasiones para digerir o asimilar el hecho.

Nadie sabe a ciencia cierta, el misterio tan inexplicable de la muerte, y siempre resulta muy difícil pasar por esta triste realidad. ¿Quién tiene las palabras precisas para dar sutilmente una noticia de esta índole? ¿Quién puede mitigar tanto dolor o llenar el gran vacío que ha quedado ante la muerte de un ser querido?

Estos difíciles cuestionamientos no tienen respuesta alguna. No hay una escuela en la que se pueda aprender todo esto. La única escuela que existe, es la de la vida, y una vez, vivido el tremendo sufrimiento que causa la partida de un ser, viene la tarea de tratar de arropar y proteger a los seres que sobreviven, sobre todo si se trata de un infante o un adolescente.

Temas:

Lee También

Suma tu comentario